UNIVERSIDAD. Sí, así es, parece que esa palabra en mayúsculas cae como una losa sobre tus hombros cuando llega el momento de elegir. Pero al igual que puedes decidir entre las distintas carreras, también puedes seleccionar entre los variados caminos que se te abren. Y hacer un módulo puede ser uno de ellos.

La Formación Profesional tiene una serie de ventajas que también deberías contemplar. Si te das cuenta, es probable que la mayoría de personas de tu clase se inclinen por los estudios universitarios. Y claro, los trabajos a desarrollar en un futuro son muy variados, pero la Universidad solo cubre una parte de ellos. ¿Qué sucede con el resto? Ahí entran las posibilidades laborales de la FP, que suelen tener además bastantes salidas en puestos con demanda. Además, podrás encontrar una amplia gama de módulos en distintos campos, seguro que alguno se adapta a tus intereses. Y, claro está, se trata de una formación mucho más práctica, lo que te permite ir más preparado cuando llega el momento de empezar a trabajar, algo que no siempre sucede en el ámbito universitario.

Y de las prácticas del módulo a la práctica del trabajo: os presento a Mónica Solís. Enamorada de la imagen y el sonido, ha sabido hacer un excelente cóctel con ambas pasiones y dedicarse a lo que le gusta.  En la actualidad es operadora de cámara y editora de imagen en una televisión local, pero ha pasado antes por productoras y por el famoso mundo BBC (bodas, bautizos y comuniones). Además de la cámara, también se le da bien la mesa de mezclas, trabajo que combina con el de la tele pinchando en distintas salas.

 ¿Qué decidiste estudiar?

Estudié RAE (Realización de Audiovisuales y Espectáculos).

¿Por qué un módulo en lugar de una carrera?

Me decidí por la Formación Profesional porque considero que ofrece más prácticas que la Universidad. Creo que al final en la vida laboral esto es lo que te convierte en un profesional, más aún si hablamos del entorno  audiovisual.

¿Cómo empezaste en el mundo de la música? 

Desde pequeña he tenido una “enfermedad” que es la melomanía. Con 8 añitos me fabricaba mi propia batería con las cacerolas de mi madre. Hoy puedo decir que tengo una propia y estoy yendo a clases para perfeccionar. Esto se combina con mi faceta de dj, mundillo en el que me inicié pinchando gratis y donde he ido evolucionando hasta ser residente en salas. Cuando me pongo al frente de la mesa de mezclas soy MOBOX, aunque también tengo un proyecto con Ana Navarro, 2Frames DJs, que estamos dando a conocer por distintas ciudades.

¿Qué consejo le darías a los jóvenes que ahora van a decidir su futuro?

Mi consejo es que aunque nos digan que la vida está fatal y que no hay trabajo,  creo que no hay nada más bonito que trabajar en aquello que te gusta. Esto significa que hay que optar por lo que a uno le hace feliz, tenga salidas o no, porque te permitirá ser quien realmente eres.

Mónica Solís

Operadora de cámara, editora de imagen y DJ

2Frames DJs