Si eres estudiante y eres responsable de parte o todos tus gastos, he aquí unos consejos para administrar bien tu dinero.

Wayback Machine

Crea un plan personal de gastos

Una vez que tengas el plan, busca maneras de recortar costos y de ahorrar. Por ejemplo, considera si podrías arreglártelas sin hacer una compra especial, o fijar un límite de gastos en entretenimiento. Haz cálculos sobre los pequeños lujos como el café y el pastelillo a diario. ¡Si te cuestan $20 por semana, acabarán costando $1,040 al año! Cuando estés tentado de gastar, recuerda que tienes que cubrir todos tus gastos con el dinero que tienes.

Compra con inteligencia

Los ahorros, por pequeños que sean, pueden sumarse. Por ejemplo, comprar libros de texto usados en lugar de nuevos; caminar, ir en bicicleta, o usar el transporte público en lugar de usar un vehículo propio. Aprovecha al máximo lo que ya tienes en lugar de comprar más. Busca buenas ofertas en lugar de pagar el precio completo. Aprovecha los descuentos para estudiantes. Limita la cantidad que gastas en comer fuera; el supermercado local tiene mucha comida buena y sana, a un costo mucho más bajo. Trata de evitar los gastos innecesarios como los cargos de biblioteca por devolver los libros tarde o las multas de estacionamiento.

Leer  ¿Por qué las mujeres hablan más que los hombres?

Ten cuidado con las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito te pueden tentar a gastar más de lo que puedes pagar y los intereses se acumulan muy pronto. Para evitar demasiadas deudas de tarjetas de crédito, pide solamente una tarjeta de crédito con una tasa de interés baja y un límite también bajo y resérvala exclusivamente para compras planificadas y emergencias. Si usas la tarjeta más a menudo, acostúmbrate a pagar totalmente el saldo cada mes. Siempre que puedas, utiliza dinero en efectivo y tu tarjeta de débito en lugar de tu tarjeta de crédito.

Mide el valor del trabajo a tiempo parcial

Recuerda que la semana tiene 168 horas. Si duermes 56 horas y vas a la escuela 40 horas, eso te deja 72 horas para todas las demás actividades, incluidos los trabajos de tiempo parcial y el entretenimiento. Si necesitas trabajar mientras eres estudiante, considera cómo obtener el máximo provecho por el tiempo que inviertes. Trata de reducir al mínimo el efecto del trabajo sobre tus estudios. Investiga tu elegibilidad para programas de estudio y trabajo en tu institución educativa. Tal vez encuentres trabajo relacionado con tu materia de estudio.

Leer  Los beneficios de dormir siesta

Pide servicios bancarios convenientes

Si piensas mudarte de la zona para ir a estudiar, averigua si tu institución financiera tiene servicios en tu nueva comunidad. De esa manera, sería más fácil a tu familia depositar dinero en cuentas a las que tú podrías acceder localmente. Si esto no es posible, considera abrir nuevas cuentas en un banco local donde puedas mantener una relación tanto mientras eres estudiante como después. Puede convenirte usar el mismo banco que maneja tus préstamos de estudiante. Consulta Para empezar para ver más datos sobre cómo abrir cuentas, los servicios bancarios en Internet, y otros.

Programa los pagos de las cuentas

Pregunta a tus proveedores de servicios y acreedores si puedes cambiar las fechas de vencimiento de tus cuentas. Si todas las fechas de pago son las mismas, puedes dejar tiempo libre, en la misma fecha de cada mes, para pagar tus cuentas. Esto puede ayudarte a ahorrar tiempo, a evitar pagos tardíos y a cumplir con tu plan de gastos durante el resto del mes. Por otro lado, puedes tratar de repartir las cuentas uniformemente a lo largo del mes, de modo que pagues aproximadamente la misma cantidad cada semana. De esa manera evitarás que haya semanas en que todo tu dinero disponible sea necesario para pagar cuentas.

Leer  ‘Sácale jugo’ a tu educación virtual

Lleva buenos registros

Lleva registros exactos de lo que gastas. Guarda tus recibos de las tarjetas ATM, de débito y de crédito y compáralas con tus estados de cuenta mensuales. Establece un sistema de archivos; crea carpetas separadas para los documentos como los estados de cuenta del banco, tarjeta de crédito, préstamo, seguros e inversiones; declaraciones de impuestos y cuentas pagadas. Consolidar varios servicios con un proveedor de servicios financieros puede ahorrarte dinero; y además, revisar un estado de cuenta en lugar de varios puede ayudarte a ver tu panorama financiero general de forma más rápida y clara.

Previous captureNext capture (Sin evaluaciones)
loading Loading …

Por Gabi

Hola, Mi nombre es Gabriel y soy el propietario y responsable de Elpaisconfuturo.com Un blog de información en el que esperamos hablar de muchos temas relacionados con gestiones, recursos, y todo lo relacionado con el ámbito laboral. Espero que te sea de ayuda, Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.