Salir de tu zona de confort es algo muy positivo para ti, incluso cuando puede ser algo muy difícil de hacer. Con un poco de comprensión y una serie de ajustes menores, podrás escapar de la rutina y hacer grandes cosas.

¿Qué es la zona de confort?

El concepto de la zona de confort proviene de un clásico experimento psicológico conducido a principios del siglo XX por los doctoresRobert M. Yerkes y John D. Dodson. De acuerdo con el estudio, un estado relativo de confort favorecía una productividad constante.

Sin embargo, para maximizar los niveles de productividad es necesario un estado de ansiedad relativa, un espacio donde los niveles de estrés se encuentren un poco por encima de lo normal. Este espacio se conoce como “Ansiedad óptima” y se encuentra apenas por fuera de tu zona de confort. Sin embargo, si padeces de demasiada ansiedad y estrés tu capacidad de ser productivo se reduce considerablemente.

Leer  Consejos para estudiar en la universidad

Brené Brown, un profesor e investigador de la Universidad de Houston explica que lo peor que puedes hacer es pretender que el miedo y la incertidumbre no existan. Al tomar riesgos controlados y desafiarte a ti mismo a través de actividades que normalmente no harías sentirás un mayor grado de incertidumbre pero en un entorno controlado y adecuado.

Cómo salir de tu zona de confort

Si no te excedes, encontrarte fuera de tu elemento puede ser un buen lugar para estar. Todas las zonas de confort son diferentes y lo que te ayuda a ti a expandir tus horizontes puede limitar el desarrollo de otros.Para salir de tu zona de confort toma nota de los siguientes consejos:

1. Haz las cosas de todos los días de manera diferente

Toma una ruta diferente al trabajo, prueba un nuevo restaurante, prueba el vegetarianismo por una semana o un mes, experimenta con un nuevo sistema operativo: recalibra tu realidad. Sin importar si se trata de cambios grandes o pequeños, altera la manera en que haces las cosas todos los días. Observa todo desde una perspectiva diferente, incluso si es negativa.

Leer  Primer Simposio Internacional sobre Modelo Dual Alemán

2. Tómate tu tiempo a la hora de tomar decisiones

Muchas veces sentirte calmado es suficiente para que estés incómodo, especialmente cuando la velocidad y agilidad mental te han funcionado bien a nivel profesional y personal. Tranquilízate, observa lo que ocurre a tu alrededor y tomate un momento para interpretar lo que ves e involúcrate. Muchas veces defender tu derecho a tomar una decisión informada puede ser suficiente para sacarte de tu elemento. Piensa, no sólo reacciones.

3. Confía en tí mismo y toma decisiones en el momento

Del mismo modo que algunos prefieren tomarse el tiempo de tomar decisiones y pensar mucho en ellas, otros prosperan con la agilidad de sus decisiones. En ocasiones es necesario tomar decisiones ágiles, solo para lograr avanzar.

4. Abandona tu elemento de a poco

Dejar tu zona de confort implica coraje. Los beneficios serán los mismos, sin importar qué tan rápido o lento la abandones, así que no temas salir lentamente.

5. Existen muchas maneras de rebasar tus límites personales

Puedes hacerlo aprendiendo un nuevo idioma o habilidad. Acércate a quienes te inspiran, haz voluntariado, viaja, etc. Visitar nuevos lugares es una de las mejores maneras de expandir tus visiones, y no tiene por qué ser caro o difícil.

Leer  7 Recomendaciones para tus tarjetas de crédito

Por Gabi

Hola, Mi nombre es Gabriel y soy el propietario y responsable de Elpaisconfuturo.com Un blog de información en el que esperamos hablar de muchos temas relacionados con gestiones, recursos, y todo lo relacionado con el ámbito laboral. Espero que te sea de ayuda, Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.